Ladra, que te escucho.

¿Tienes perro? ¿Y niños pequeños? Pues ambos se entienden mejor de lo que crees.
Una investigación realizada en la Universidad Brigham Young de Utah (EEUU), revela que cualquier bebé es capaz de descifrar la intención en los ladridos de un perro. Durante este estudio, el psicólogo Ross Flom y su equipo, mostró a niños de seis meses de edad distintas fotografías de un mismo perro, en las que aparecía o muy irritado, o amigable. Luego reprodujeron ladridos agresivos o amigables de forma aleatoria. Sorprendidos vieron como los bebés observaban con fijeza la imagen correspondiente a los ladridos  momentos después de escucharlos.

“Los niños pequeños identifican sin dificultad el estado de ánimo de un perro” es la conclusión. La que respalda la idea que desde muy pequeños, antes de hablar incluso, somo capaces de reconocer y responder al tono de voz de las personas y al tono de los sonidos animales.

Así que intentemos no perder ese hilo comunicador con nuestros fieles amigos los perros, que a veces parece que lo dejamos tirado en algún punto de nuestro desarrollo.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: