Canarinha deslucida.

Aunque nos da gusto ver este marcador en una Copa América (primer punto de la vinotinto contra la verdeamerela en estas competiciones), nos queda un sabor agridulce por lo opaco del partido. Venezuela, creciendo de a poco, da para más, y si bien es cierto que hay que jugar por los puntos, a los que nos gusta el buen fútbol, no nos agrada ver a un equipo tan metido atrás. De todas maneras, se cumplió el objetivo y se alcanzó un resultado positivo. Del otro lado, Brasil, el pentacampeón, ¿a qué jugó? Por momentos apareció el “Jogo Bonito”, para luego diluirse en algo que no tiene forma definida. Una lástima, al igual que Argentina, máximos exponentes del fútbol de este lado del mundo, que con tantas figuras, dependan de individualidades, y no logren engranar un juego colectivo. De todas maneras permítanme la licencia de alegrarme con este empate ante el sempiterno favorito.

Los goles:
Pues nada de nada.

Lo que los gustó: el orden de Venezuela, aparte del carácter mostrado. Tomás Rincón, que juega en Alemania, sin duda, el mejor del equipo. Vega, el portero, reivindicado tras las torpezas del amistoso contra España. Pato, el del Milán, demostró que está un paso arriba de muchos de sus compañeros. Otra buena entrada de taquilla.

Lo que no nos gustó: el juego pesado, denso de Brasil. Atrás quedaron los tiempos de Ronaldinho: alegría en estado puro. Neymar. El llamado a ser heredero de “O Rei” Pelé, deslucido. En general, la falta de espectáculo. 
Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: