Posts Tagged ‘ Ciencia ’

Neutrinos: ¿Más veloces que la luz?

Los paradigmas de la física podrían resquebrajarse si se confirma la noticia que nos llega desde Ginebra (Suiza), en donde se encuentra la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en inglés), y en donde observaron como los neutrinos viajaban más rápido que la luz.
Sin llegar a tener muchas aplicaciones prácticas, este descubrimiento, aún por confirmarse, podría tener efectos revolucionarios en nuestra forma de apreciar el universo.

Túnel LHC. CERN.



El experimento que arrojó estos resultados, afirma que las diminutas partículas (neutrinos) viajaron 730 kilómetros (la distancia entre el CERN y un laboratorio italiano) en 60 nanosegundos (la millonésima parte de un segundo) más rápido que la luz, la cual emplearía un tiempo de 2,4 milisegundos. Rápido ¿no?

Raymond Kurzweil: Ciber predicciones.

Raymond (Ray) Kurzweil es un científico especializado en Ciencias de la computación e Inteligencia Artificial egresado del

Raymond Kurzweil.
MIT (Massachusetts Institute of Technology). Además es autor, empresario, músico e inventor. Es “singularitariano” (si, ya se, vaya palabreja, pero ya veremos de que va eso) y tiene la manía de ingerir 250 comprimidos (pastillas, píldoras) por día para llegar vivo al año 2029 (aquí viene el por qué de la palabreja), en el que podrá transferir su mente a una máquina, para ser inmortal. Sí, así como lo lees. Y aquí es donde viene la parte que nos interesa: la revista Time lo entrevistó, y este científico “singular” dio sus predicciones para el futuro de la humanidad. Son 5, y van más o menos así.


A finales de la década del 2020, las computadoras pensarán como los humanos.

Computadoras con inteligencia humana.



A la mitad de esta década seremos capaces de realizar ingeniería inversa con el cerebro humano, lo que significa que conoceremos completamente su funcionamiento. Las computadoras tendrán la capacidad de alcanzar la inteligencia humana, y emular lo que “sea que el cerebro hace al crear conciencia”.



2045: año de la “Singularidad”.

La singularidad.

Este año, gracias a la abundante inteligencia artificial, podrían suceder dos cosas: los humanos se fusionan con la máquinas, creando de esta manera cyborgs con súper inteligencia o, volcaremos nuestras conciencias en las computadoras para vivir eternamente dentro de ellas. Hay otra opción, la menos agradable: que las máquinas se alcen contra los humanos. ¿Les suena familiar? Habrá que empezar a buscar desde ya a Sarah Connor para protegerla.

Humanos inmortales.

Inmortalidad funcional.

Los “singularitarianos” como Kurzweil creen que los humanos serán “funcionalmente inmortales”, gracias a la transferencia de nuestras mentes a las máquinas. Aparte, los avances en la medicina regenerativa, permitirán reparar los daños que ocasiona la vejez. Buena noticia para los temerosos al envejecimiento.


La conquista del universo.

Nanotecnología.

Cuando nos hayamos fusionado con las máquinas seremos capaces de llegar a los bordes del universo a la velocidad de la luz. Habremos avanzado tanto en nuestra inteligencia que saturaremos y rediseñaremos toda la materia del universo, pudiendo descifrar el sentido de la vida.

No se. Seguro que a la vuelta de unos años habremos dado saltos agigantados en cuanto a tecnología, eso sí, si no acabamos antes con el planeta. ¿Serán posibles estas predicciones? ¿Tu que crees?


Fuentes: http://www.neoteo.comhttp://www.lapatilla.com

Tormentas en el Sol.

Desde los Estados Unidos, más específicamente desde la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, (National Oceanic and Atmospheric Administration), NOAA, nos llegan advertencias de tres grandes tormentas solares que se produjeron en días pasados. Advierten así a los usuarios de equipos satelitales, eléctricos y de telecomunicaciones, estar atentos ya que dichas explosiones podrían repercutir en los servicios señalados.

Tormenta solar.

Joseph Kunches, científico en el centro de pronósticos del clima espacial de la NOAA, comentó que (en teoría) las tormentas solares de esta semana podrían, no sólo afectar las comunicaciones, si no ser capaces de generar auroras boreales en los EEUU.





Aunque también comenta Kunches que no cree que estas tormentas tengan  el impacto de las más fuertes sucedidas hasta ahora, la de 1859, que hizo que fuera visible una aurora boreal en islas del Caribe, y la más reciente, la de 1989, que dejó sin corriente eléctrica a seis millones de personas, por varias horas, en Quebec (Canadá).

La primera de estas recientes explosiones pasó de largo sin causar casi ningún impacto en la Tierra. La segunda estaría pasando entre los días 8 y  9 de este mes (Agosto), y parecía más fuerte que la anterior. Acerca de la tercera comentó: “habrá que esperar a ver que acontece en los próximos días. Podría exacerbar la alteración del campo magnético del planeta causada por la segunda. O podría no suceder nada”.

Logo de la NOAA.

O sea, que puede pasar algo, pero podría no pasar nada. Pues muy bien, esperaremos como dicen los científicos. De todas maneras cero alarmismo, que todavía nos queda mucho por hacer en este planeta, para bien, claro está.


Fuente: http://www.elmundo.eshttp://www.noaa.gov/

El planeta se "engorda".

Para nadie, medianamente racional, debería ser un mito el cambio climático, o calentamiento global, como se le nombra regularmente. Prueba de esto es que nuestro planeta, al que seguimos maltratando sin piedad, se ha “engordado” en su cintura a una tasa de 0,28 cms. por década, motivado al derretimiento de los polos que, de hecho, están perdiendo la friolera de 382.000 toneladas de hielo al año.


La tierra no es por completo redonda, eso lo sabemos todos, debido a su movimiento de rotación, que hace que el agua se concentre más en el Ecuador, otorgándole esa forma levemente más chata en los polos. Ahora, y gracias a los datos aportados por los satélites gemelos de la misión GRACE (Gravity  Recovery and Climate Experiment) de la NASA, se demuestra este cambio de forma en nuestro planeta. Explica el ingeniero aeroespacial Steve Nerem que hace 22.000 años  varios kilómetros de hielo cubrían buena parte del hemisferio Norte pero, debido al deshielo de este manto gélido (consecuencia del calentamiento global), la tierra es ahora 20 kilómetros más grande en el Ecuador que en los polos.


Como dato de este descubrimiento queda que el monte Everest ya no es el punto de la superficie terrestre más alejado de su centro, ahora lo es un volcán ecuatoriano, el Monte Chimborazo.

Para los que todavía dudan y reniegan de que algo cambió en el clima de nuestro planeta, cada tanto salen pruebas, como esta, que les demuestran que no se puede andar con una venda en los ojos.

El "efecto Google".

No hay duda que desde que apareció Google las cosas cambiaron, al menos en lo tecnológico. En cuanto a internet, hay un antes y un después del gigante de Mountain View, cambiando para siempre nuestros patrones de comportamiento en relación al uso que le damos. Desde hace tiempo científicos de todo el mundo comenzaron a apreciar un aumento de nuestra dependencia hacia la información en internet, pero pocos estudios habían arrojado datos que confirmaran esta tendencia, hasta ahora. La profesora adjunta de la Universidad de Columbia en Nueva York (EEUU),  Betsy Sparrow (ninguna relación con el pirata Jack) realizó una investigación que revela que internet funciona como una “memoria externa” que nos hace retener cada vez menos información. También se sugiere en el mismo que la población ha comenzado a usar la red como su banco personal de datos, y los motores de búsqueda en línea, junto con las computadoras, han pasado a ser esa “memoria externa” que mencionamos antes, a la cual los usuarios pueden acceder a voluntad y a la que la memoria humana se está adaptando. A este fenómeno se lo conoce como el “efecto Google“.


Pero ¿qué llevó a esta psicóloga a indagar en este tema y llegar a estas conclusiones? Pues su experiencia personal. Ella comenta que recurría con mucha frecuencia a la base de datos cinematográficos IMDB cada vez que buscaba recordar los nombres de algunos actores. Al notar esto se preguntó si internet desempeñaba ese mismo papel para todo el mundo, por lo que decidió profundizar en los hábitos de estudio y aprendizaje de las nuevas generaciones.
Tomando en cuenta la teoría de la “memoria transactiva” del Dr. Daniel Wagner,  que hace referencia a la labor de dividir la labor de recordar cierto tipo de información compartida, la Dra., junto con su equipo, efectuó una serie de experimentos con más de cien estudiantes de Harvard para examinar la relación entre la memoria humana y la retentiva de datos en internet. El equipo comprobó que cuando los participantes no sabían la respuesta a una pregunta formulada, de manera automática pensaban en su computadora como el lugar en donde conseguir dicha respuesta.


También descubrieron que si los estudiantes sabían que podrían buscar la información en otro momento, y con la misma facilidad, se preocupaban menos en recordarla que si creían que la información no estaría disponible. Otro dato obtenido es que las personas, cuando no son capaces de recordar exactamente la información, si tienden a recordar donde la obtuvieron. 


A %d blogueros les gusta esto: